Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Sábado, 23 setiembre 2017
Informe Especial
La democracia requiere hechos

El periodismo es imprescindible para la convivencia en una sociedad libre, para el equilibrio de poder necesario en una democracia. Sin el periodismo desaparecería la crítica ordenada, y sin la crítica caeríamos en el imperio de la arbitrariedad y el miedo. Los abusos de poder no son monopolio de los regímenes autoritarios; se dan también en las democracias, y aunque el periodismo independiente no los puede evitar, la denuncia de esos abusos cumple en sí misma una función extraordinariamente valiosa.

La prensa ha cometido muchos errores; eso es indudable. Aunque la prensa ha sido un componente esencial de las democracias liberales desde su nacimiento, también es cierto que, sobre todo en las últimas décadas, el periodismo ha vivido en ocasiones en un pedestal de éxito, se ha separado en exceso de la sociedad a la que se dirigía y ha utilizado de forma algo arrogante el enorme poder del que ha gozado.

Esa arrogancia es muy visible hoy en algunos entornos dominados por periodistas que pontifican, toman partido y dan lecciones de moral en cualquier plató, a todas las horas del día y sobre cualquier asunto que se tercie. Pero el problema principal al que hacemos frente hoy es el intento de eliminación del periodismo, es la sustitución del periodismo por lo que ahora se llama “el relato”, es la sustitución del esfuerzo serio, profesional de la enumeración de los hechos, por la imposición de una narración creada al gusto del consumidor.

A este fenómeno se le ha llamado de distintas formas. La más difundida últimamente es la de posverdad. La posverdad se corresponde con el nacimiento de una era en la que la verdad, como todo, es relativo y todo depende del cristal ideológico con el que se mire y el propósito que se busque con su difusión.

La posverdad es peor que la mentira, en el sentido de que la mentira puede llegar a descubrirse, pero la posverdad es incuestionable en la medida en que no necesita ser corroborada con hechos. Los responsables de comunicación de la Casa Blanca le han llamado también “hechos alternativos”, como si lo ocurrido se pudiera manipular como plastilina para darle la forma que más convenga a los intereses que se defienden. Tradicionalmente, a todo esto se le ha llamado así: manipulación. Y la función de la moderna posverdad es la misma que la de la vieja manipulación: impedir que los ciudadanos estén bien informados, que conozcan la verdad, que sean auténticamente libres.

Estamos, pues, ante un fenómeno, que lejos de ser anecdótico o pasajero, tiene una gran profundidad. Como advierte Timothy Snyder: “Abandonar los hechos es renunciar a la libertad. La posverdad es el prefascismo”. Estamos, probablemente, ante la mayor amenaza que existe contra las democracias en estos momentos. Porque la negación de los hechos, la manipulación de los hechos o la creación de relatos que satisfacen los prejuicios y el sectarismo no es una actividad inocente, tiene un propósito que siempre está ligado con el control del poder.

Eliminada la función crítica de la prensa se puede deformar la realidad al capricho del consumidor. Exagerar los problemas, torcer los datos y prometer soluciones fáciles y paraísos inexistentes. Vivimos tiempos en que lo emocional lo invade todo, lo justifica todo. Yo “siento” que las cosas van mal, luego van mal. Yo “creo” que las cosas ocurrieron así, luego ocurrieron así. Es la demagogia del “todas las opiniones merecen respeto”, ya sea la de un profesional como la de un iletrado. Tanto vale mi impresión como una estadística. Tanto vale una emoción como un dato.

En parte esto se debe al desgaste de las instituciones, de todas las instituciones, por culpas propias y ajenas. En parte esto se debe al desprestigio de la autoridad, de toda autoridad. Es lo que Moisés Naím llama “el fin del poder”. Hay muchos ángulos positivos de este deterioro del poder en su concepción tradicional. El mundo se ha democratizado extraordinariamente. La iniciativa individual, el emprendimiento, la solidaridad encuentran hoy canales muy accesibles por los que desarrollarse. Google, Facebook… la revolución tecnológica nos ha permitido saber más, saberlo antes, comunicarnos mejor, más rápidamente. Viajamos más, conocemos a más gente, tenemos acceso a más puntos de vista.

Junto a la magnífica erupción de oportunidades, la revolución tecnológica ha traído también una proliferación de nichos ideológicos, de sectarismo que actúa como caldo de cultivo del odio, la xenofobia y el racismo. Desgraciadamente, es muy frecuente que los usuarios de las redes sociales no las usen para acceder al extraordinario mundo de conocimiento que ofrecen, sino para interactuar entre el reducido círculo de los que son como yo, de forma que los prejuicios se retroalimentan y adquieren categoría de doctrina incuestionable.

Algo similar ocurre con muchas de las páginas web, blogs y confidenciales que circulan en nuestro entorno. Como periodista, entiendo como una oportunidad magnífica la de poder poner en marcha un periódico sin apenas recursos económicos y una tecnología básica y al alcance de cualquiera.

No hay duda de que todos tenemos que felicitarnos de las enormes posibilidades de pluralismo que esto representa. Pero también tenemos que admitir que muchos de esos confidenciales se han convertido en armas de destrucción de los rivales políticos o económicos, en propagadores de rumores, medias verdades o rotundas mentiras con propósitos espurios.

Bienvenidos sean los nuevos medios, bienvenidos sean al periodismo todos aquellos que puedan contribuir a la diversidad y al pluralismo. Pero, bienvenidos al periodismo, con sus normas y sus reglas y su código deontológico, no a la selva de demagogia y calumnias en la que algunos están convirtiendo el panorama de la información.

El periodismo no solo no está muerto sino que se encuentra ante un gran momento y una gran oportunidad. Pero el buen periodismo es caro, muy caro. Contar bien una historia exige desplazarse hasta el lugar de los hechos, hablar con una diversidad de fuentes que frecuentemente no quieren hablar, corroborar los datos obtenidos, someterlos a una edición rigurosa. Cumplir con ese deber es más necesario que nunca, pero también es más difícil que nunca.

La amenaza a la libertad de expresión y al periodismo de calidad no se produce en sí mismo por las nuevas tecnologías. El periodismo de calidad y la libertad de expresión están amenazados porque algunos políticos han descubierto que quizá la nueva política se puede hacer mejor y con mucho más éxito sin periodismo exigente. Y porque algunos políticos prefieren periódicos que les den razón y no los sometan a la investigación y la crítica.

Antonio Caño/ elpais.com

 
WhatsApp: La tercera mayor fuente de noticias del mundo

WhatsApp se ha convertido en una de las principales herramientas para el consumo de información a nivel mundial, según indica un nuevo estudio llevado a cabo por Reuters Institute for the Study of Journalism y que cubre en total 34 países de todo el mundo, como publica Digital News Report.

La cifra de uso oscila ampliamente de país a país, pero su relevancia en zonas en desarrollo es crucial. Así, mientras en EEUU y en Reino Unido sólo un 3% y un 5% de las noticias se consumen desde WhatsApp, en países como Malasia esas cifras asciende hasta el 50%. Es por esto que la app de mensajería ha adelantado a Twitter como plataforma para estar al día de lo que ocurre.

Facebook y YouTube siguen siendo las principales fuentes de consumo de información del mundo. Sólo dos países, Japón y Corea del Sur, no tienen a Facebook como principal plataforma, pues en el primero se consume más YouTube y en el segundo triunfa más Kakao Talk, una red social local.

El informe destaca una leve alteración en cómo se consume información en el mundo, pues parece que muchos usuarios prefieren compartir y comentar de forma privada y en chats con grupos reducidos de personas lo que ocurre en el día a día, de ahí que WhatsApp se postule como una herramienta cada vez más útil para ellos. En países en los que no existe libertad de expresión, esto es aún más importante.

“Algunas de las zonas con más crecimientos son países como Turquía, donde es muy peligroso expresar sentimientos contrarios al gobierno en redes abiertas como Facebook“, explica Nic Newman, uno de los autores del informe. También destaca el crecimiento de WhatsApp en países de habla hispana, concretamente en países como Chile, donde las estaciones de radio se comunican mediante audios de la app con su audiencia.

El informe señala que muchos medios de comunicación aún no han encontrado una forma de aprovechar las ventajas y la popularidad de la app como plataforma informativa más allá de usarla para publicar noticias. Si, como apuntan varias fuentes, WhatsApp va a desarrollar perfiles verificados para instituciones y empresas, esto podría servir como una nueva vía de comunicación entre lectores y medios que publican información.

 
"Fake world"

A Donald Trump y a los suyos les debemos la propagación de una extraña tendencia, vieja pero con nueva denominación: las “noticias alternativas” (fake news), también conocidas como posverdad; en resumen, todo aquello que al magnate no le gusta o no le encaja. Su negación o tergiversación de la realidad empezó a ser una constante desde su misma toma de posesión, que convocó, como demostraron las fotografías, a menos asistentes que las de Obama en 2009 y 2013, aunque él afirmó que las imágenes habían sido manipuladas. Entonces, debimos aprender que eso solo era el comienzo y sería la marca de la casa.

Goebbels nos enseñó que una mentira repetida mil veces termina por convertirse en una verdad. Los medios de comunicación viven hoy una situación esquizoide y son un poco como el paranoico al que persiguen: ya no cuentan como antes, todo es relativo, la verdad depende del punto de vista o de la ideología de cada cual y lo que consideran negativo tiene mejor prensa entre la gente que los valores democráticos.

¿Estamos acaso ante una crisis generacional? ¿O ante una crisis entre la realidad y la ficción? ¿En un nuevo mundo o en uno falso? Me asombra la desfachatez de los que se atreven a negar la realidad porque, a fin de cuentas, pertenezco a una generación que alguna vez se atrevió y fue capaz de romper lo inimaginable. Por esa razón, siempre he mantenido que cada generación tiene derecho a equivocarse.

La herencia que está dejando Trump al mundo, esta nueva manera de vivir al margen de la realidad, ajustándola o negándola, hubiera dado en tiempos de Freud abundante material para el análisis y varios miles de libros. Sin embargo, en este siglo XXI donde impera la tecnología, el reino de Twitter y el universo de Facebook, solo es una expresión de los profundos cambios que se están gestando en estos tiempos.

Trump utiliza las armas de generaciones anteriores para atacar la realidad y llamar mentirosos y falsos a todos aquellos que presentan datos o informaciones que no le convienen. Y luego está una nueva generación que salta por encima de todo eso y vive rompiendo los límites.

Al final, tanto los que se van como los que llegan son esclavos de la tecnología. Ya no hay un mundo en The New York Times o en EL PAÍS, ya no hay un mundo en otros periódicos porque nadie pudo imaginar, ni en sus más increíbles sueños, que los medios de comunicación perderían el dominio y la distribución de la información en favor de Facebook.

Mientras tanto, sí hay una verdad indiscutible. La prensa y quienes vivimos observando lo que pasa a nuestro alrededor ya no tenemos el monopolio de la autoridad, de dictar lo que está bien y lo que está mal. Se puede discrepar del comportamiento de un político o del programa de un partido, pero lo que no debe hacerse es negarle su derecho al error y condenarle porque no coincide con lo que pensamos.

No podemos negar a los demás el derecho que nosotros algún día ejercimos al romper las barreras y los límites e ir más allá del horizonte. Y, aunque no se logre ir tan lejos como se esperaba, habrá valido la pena intentarlo porque es un derecho generacional inapelable.

El problema es que la transición entre lo viejo y lo nuevo se está haciendo con descalificaciones y no con consensos. La verdad es la verdad, como la física es la física y la ley de la gravedad establece que la manzana cae al suelo, aunque hay brujos que aseguran que también puede ir hacia arriba. Sin embargo, muchos —dejando de lado las brechas generacionales— sabemos que las manzanas siempre nos han caído en la cabeza.

En estos tiempos, la política y la sociología nadan en un mar de confusiones, la más importante la del sentido común. Por una parte, hay medios que creen encarnar la verdad y se atreven a ir en contra de la nueva realidad y, por otra, hay políticos que son capaces de asegurar que son mentiras hasta las verdades demostrables.

En este ocaso de los sistemas de expresión tradicionales, no hay que olvidar que la sensatez de un editorial no puede competir con la dictadura de los 140 caracteres y que siempre hemos mantenido que los pueblos, como las ballenas, tienen derecho al suicidio.

Antonio Navalón/ elpais.com

http://elpais.com/elpais/2017/06/25/opinion/1498412829_575518.html

Foto internet/medios


 
Las noticias falsas no son periodismo

El periodismo desempeña un papel esencial para la sociedad: llevar al público noticias confiables y darle información verificada para que pueda formarse una opinión propia. Cada día, las noticias nos brindan una base para el diálogo y el debate y nos permiten tomar decisiones informadas sobre los asuntos que nos afectan. Este proceso contribuye a forjar nuestra identidad, nos ayuda a entender el mundo y contribuye a generar cambios significativos para construir un futuro mejor.

Sin embargo, en la actualidad quienes producen noticias hacen frente a varios desafíos. Las noticias confeccionadas a partir de una investigación rigurosa y con datos verificados compiten contra contenidos compartidos en redes sociales que a menudo están muy lejos de apegarse a estándares periodísticos de calidad. Es en las redes sociales donde más vemos que el número de clics y la supuesta primicia predominan sobre las noticias y los comentarios debidamente verificados. Todo ello complica todavía más la defensa de la libertad de prensa, la cual continúa siendo reprimida injustificadamente en varios lugares del mundo.

En estas circunstancias, ¿en quién recae la responsabilidad de asegurar que no se sofoque el debate basado en hechos verificados?, ¿quién debe fomentar el potencial de los medios para construir un mejor futuro para todos?, y ¿cómo podemos proteger los derechos fundamentales a la libertad de expresión y la libertad de información, condiciones ambas indispensables para el periodismo libre e independiente?

La respuesta está en vernos a nosotros mismos como agentes de cambio, ya sea como representantes de gobierno, miembros de la sociedad civil, empresarios, académicos o miembros de la profesión periodística. A cada uno nos incumbe desempeñar un papel, ya que compartimos el interés de preservar la libertad de prensa, que facilita nuestra capacidad de buscar, recibir y transmitir información.

Lo que acontece a los periodistas y al periodismo en cada sociedad refleja el respeto de ésta por los derechos fundamentales a la libertad de expresión y de información. Cuando un periodista es amenazado, hostigado o asesinado, la sociedad entera sufre las consecuencias. De la misma manera, cada uno de nosotros se ve perjudicado cuando la censura o la injerencia política coartan la libertad de prensa, o cuando la contaminan la manipulación y los contenidos falsos. Cuando se altera la libre circulación de información se corre el riesgo de que la desinformación impida a las comunidades tomar decisiones con conocimiento de causa.

En este contexto, en 2017 el Día Mundial de la Libertad de Prensa lleva por tema: Mentes críticas para tiempos críticos: El papel de los medios para el avance de sociedades más pacíficas, justas e inclusivas. El tema está relacionado con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan ambicioso de quince años que compromete a los Estados Miembros de las Naciones Unidas y a sus organismos especializados a trabajar por la prosperidad, la paz y el desarrollo a nivel mundial. El papel del periodismo es central para alcanzar el Objetivo 16 de la Agenda, que aspira a facilitar el acceso a la justicia para todos y a crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas.

El periodismo libre e independiente refuerza la democracia, la justicia y el Estado de Derecho. El periodismo es también necesario para combatir la desigualdad económica, hacer frente al cambio climático y promover los derechos de la mujer. No obstante, sin audiencias que reclamen narrativas bien investigadas el periodismo crítico estará cada vez más marginalizado. Cada ciudadano tiene capacidad para influir en la calidad del ambiente informativo que lo rodea. Las noticias falsas seguirán reproduciéndose si consideramos que una noticia es noticia sólo porque lo parece. La ausencia de pensamiento crítico únicamente acelera su propagación. A través de la alfabetización mediática e informacional se pueden crear defensas para combatir este fenómeno en cada individuo.

Este Día Mundial de la Libertad de Prensa recordemos que el periodismo basado en hechos verificados es la luz que ilumina el camino hacia un futuro mejor en el que comunidades bien informadas trabajen de consuno, conscientes de la responsabilidad que tienen hacia ellas mismas y hacia el mundo en el que conviven con las demás.

http://elpais.com

Irina Bokova

 
Las raíces periodísticas de Gabriel García Márquez

“El periodismo le agudizó a García Márquez el uso de los sentidos que luego encontramos en su literatura”. Así resume Ariel Castillo, filólogo y experto en la obra de Gabo, la relación que el autor mantuvo entre el periodismo y sus obras de ficción.

La charla de Castillo fue el abrebocas de la Beca Gabriel García Márquez de periodismo cultural, que tiene lugar en Cartagena, Barranquilla y Aracataca entre el 26 de abril y el 3 de mayo. Durante esos ocho días, 15 periodistas exploran la relación entre periodismo y ficción tomando como mapa Cien años de soledad.

Durante su presentación en Cartagena, Castillo trazó un exhaustivo mural de las raíces periodísticas de Cien años de soledad, a partir de un recorrido bio-bibliográfico de García Márquez y en particular lo sembrado desde la primera etapa en los llamados “Textos costeños”. Explicó cómo entre 1948 y 1952 se enraizaron en la prosa del joven periodista que ya se soñaba novelista el cruce de la literatura pura y dura con el más serio concepto del periodismo informativo.

Sin embargo, hay que aclarar que García Márquez empezó publicando retruécanos barrocos de una lírica muy inspirada en poemas breves que han sido olvidados por los posteriores lectores de su obra. Esto quizá porque el propio autor pasó pronto al cuento como género casi confundido con la crónica o la memoria personal y a la postre, abono de su novelística.

Allí está el origen de Cien años de soledad: en el afán del periodista que lo mismo pone el microscopio en la popularidad y microhistoria de la música vallenata que el telescopio en la luenga historia hispanoamericana. Heredero de los cronistas de Indias y del periodismo que se instaló en América de la mano del modernismo (allí donde los poetas se volvieron cronistas), García Márquez abrevó de Martí, Darío, J.A. Silva e incluso Vargas Vila, tanto como de Hemingway, Dos Passos o Capote.

Castillo dibujó un lienzo biográfico donde explicó que, a partir de la lectura de Kafka, García Márquez habría de encuadrar o sincronizar mejor la maravillosa realidad que lo rodeaba con la desatada imaginación que cargaba desde su infancia. De allí la influencia de las letras de canciones de vallenato que parecen prefigurar el mundo de Macondo y las raras noticias de sucesos que ocupaban las prisas del reportero ya instalado en los primeros trabajos como periodista, donde nos informa Castillo que el joven Gabo tuvo que pulir los alargados párrafos barrocos.

En este proceso Gabo fue guiado por las manos de viejos periodistas que apuntalaron en él la prosa más directa o puntual, como su primer editor en el diario cartagenero El Universal, Clemente Manuel Zabala. Esto sin afectar el binomio que García Márquez heredó de Faulkner, quien afirmó que no había mejor lugar para escribir que la posibilidad de vivir en un burdel pues de día son los lugares más callados del mundo y de noche reciben la vida palpitante de todos los niveles de una ciudad. Gabo lo confirmó en las viejas casas de asistencia donde sobrevivía pergeñando crónicas y escribiendo y leyendo a deshoras mientras las mujeres de la vida galante le preparaban los desayunos y le levaban la poca ropa.

Dicho en una sola metáfora, García Márquez empezó su andar en tinta con una constante propensión a la ecualización entre la constancia de los hechos y la inverosimilitud de los sueños y eso, entre muchas otras magias, conforma el principal aliciente y ejemplo que siguen hoy los becarios que ya han empezado a recorrer la calles y los párrafos de Cartagena para la confección de sus propios párrafos.

Discusión de trabajos
Durante la primera jornada de la Beca, los participantes presentaron sus propuestas de tema a trabajar, que una vez enviados previamente como postulación, se transforman al llegar a Cartagena e irán cambiando de sazón, razón y profundidad conforme reciban comentarios, guía y sugerencia por parte de los maestros.

Temas tan diversos como la champeta, la superstición, el amor, la memoria, la gentrificación y la arquitectura se escucharon y se debatieron en esta primera mesa redonda.

Beca Gabo 2017
La Beca Gabo es organizada por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI, y el Ministerio de Cultura de Colombia, con el apoyo de Cartago Foundation y ProColombia-Marca País.

La Beca Gabo es una parada de la Caravana de historias, una iniciativa de la FNPI que recorre Iberoamérica en el 2017 para dar a conocer el legado de su fundador Gabriel García Márquez, celebrar los 50 años de su obra más universal y promover el periodismo ético, creativo e innovador. (Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano – (FNP ).

 

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 2 de 44

Alertas - OFIP

Coronel de la Policía agravia a periodistas y descalifica labor de la prensa
07/08/2017


JULIACA/PERÚ.- El coronel Manuel Gálvez Romero, jefe de la División de Investigación Criminal y Apoyo a la Justicia de la provincia de Juliaca agravió a los periodistas David Sucacahua Yucra y Lo [ ... ]


Chincha: Periodista es agredido y arrojado a zanja inconsciente
11/07/2017

El periodista José Santiago Loyola Mejía, del programa Visión, transmitido por Melódicos Televisión, en la provincia de Chincha, fue agredido brutalmente por un desconocido quien le dio un golpe  [ ... ]


Trujillo: Periodista es despedida arbitrariamente de canal de TV
21/04/2017

La periodista Andrea Selene Torres Taboada, exconductora del noticiero Hoy Noticias, de TV Cosmos, de la provincia de Trujillo, fue despedida arbitrariamente el 27 de marzo. La periodista, minutos a [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP: Constituyen filial distrital en Huaura
01/09/2017

En un acto histórico para el periodismo regional el último viernes 11 de agosto, nueve hombres de prensa del histórico distrito de Huaura juramentaron como integrantes de la Asociación Nacional de [ ... ]


ANP: Intensas jornadas de capacitación en Ica y Chincha
01/09/2017

Dirigentes de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) cumplieron intensas jornadas de capacitación gremial en Ica y Chincha.

A iniciativa de la secretaria regional V, compañera, Luz C [ ... ]


Los periodistas: una esperanza en medio del desastre
01/09/2017

Han pasado diez años desde aquel funesto 15 de agosto del 2007. Un terremoto de 7.9 grados arrasó la provincia de Pisco y parte de Chincha e Ica. El panorama era desolador. Los periodistas-víctimas [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

Derechos indígenas no pasan del papel a la acción
01/09/2017

Una década después de adoptada la histórica Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, estos todavía tienen por delante enormes desafíos, alertó un grupo de entidades especializa [ ... ]


“Le voy a contar una historia” sobre violencia de género en Perú
01/09/2017

El grado de violencia de género en el ámbito familiar que existe en Perú es alarmante. No solo las estadísticas reflejan una práctica generalizada, sino que muchas peruanas tienden a aceptarla co [ ... ]


ONU: La igualdad de género es asignatura pendiente en América Latina
07/08/2017


SANTIAGO DE CHILE.- Pese al crecimiento económico y avances sociales en América Latina y el Caribe en el último cuarto de siglo, la igualdad entre mujeres y hombres sigue siendo una asignatura pend [ ... ]


Otras noticias