Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Lunes, 22 enero 2018
Informe Especial
Fair Play’ (Lima, Perú)

Hay cosas más graves que el fútbol, pero no mientras sucede el partido, no una semana después. En Colombia, que es el ejemplo que pongo, esta semana ha continuado la historia de cómo ciertos magistrados de la Corte Suprema de Justicia vendían sus fallos a ciertos políticos corruptos, ha seguido creciendo el número de líderes sociales asesinados por quién sabe cuál paramilitarismo, ha avanzado esta campaña presidencial asediada por una derecha nacionalista que busca desesperadamente a un par de enemigos temibles –las FARC, Venezuela, “los guerrilleros disfrazados de campesinos”– que le den forma al populismo. Pero no ha querido parar la discusión sobre el supuesto pacto que hizo la selección colombiana con la selección peruana en el último partido de la Eliminatoria al Mundial del 2018.

Fue en Lima. Por eso es que hablan del “Pacto de Lima”: qué ocio. El partido iba 1 a 1 en el minuto 89 porque ningún equipo –sólo Brasil– logró ser superior o al menos ser el mismo equipo en la larga eliminatoria suramericana. Y, como ese resultado les servía a las dos selecciones para seguir su camino al Mundial –porque Chile, el rival más cercano en la tabla de clasificaciones, acababa de ser derrotado–, tanto Colombia como Perú se dedicaron a hacer jugadas inofensivas mientras el árbitro decretaba el final. Se vio mediocre, triste. Pero quienes han jugado fútbol alguna vez, quienes se han tomado el fútbol como su misa de domingo, no le vieron sordidez a la escena: eran un puñado de jugadores espantados, y agotados, que habían caído en cuenta de que aquel empate era más que suficiente, y ya

El periodista argentino Martín Liberman llevó al extremo la teoría de conspiración cuando se conoció la imagen de Falcao García, el corajudo capitán colombiano, secreteándose con los jugadores peruanos como recordándoles que con el 1 a 1 ganaban los dos equipos: “Esto de Falcao ensombrece su carrera porque es el actor intelectual del arreglo en la cancha”, dijo Liberman, y pidió que el caso fuera investigado por la FIFA. Y sonó desproporcionado, como todo lo de hoy, pero sobre todo sonó ridículo, pues si una institución ha perdido su autoridad en el mundo es la FIFA. Y si algo ha sido obvio en esta eliminatoria –que por algo se resolvió en el último minuto– ha sido el juego limpio que no se vio en las eliminatorias en las que Argentina empataba o perdía con Uruguay el último partido para dejar por fuera a Colombia.

Colombia es un equipo incierto sin mariscales ni genios: no es mejor ni es peor que las demás selecciones suramericanas. Pero hasta ahí llega el misterio.

La columnista cristiana Azucena Lizcano escribió, en el portal Las2orillas, una carta abierta titulada Falcao: has decepcionado a tu Dios y tu iglesia: “¿Cómo le explico a mi hijo que su ídolo es tan deshonesto que puede proponer pactar un empate?”, se preguntó. Pero cuestionar la ética del 9 colombiano, que no compró nada, es perder el tiempo valioso que podría emplearse preguntándose por qué –si la justicia gringa sí es implacable– no se conocen aún sentencias contra los veintitantos dirigentes que hace apenas dos años protagonizaron el obsceno caso de corrupción de la FIFA: ¿qué pasó con el expresidente Joseph Blatter?, ¿qué pasó con Luis Bedoya, la cabeza de la Federación Colombiana de Fútbol, que aceptó cargos?, ¿no aparecieron jamás las evidencias de que las sedes de los próximos mundiales fueron compradas?

Hay cosas más graves que el fútbol, pero quizás sea bueno seguir hablando de esos dirigentes caraduras que hacen lo que les viene en gana mientras las noticias nos crean la ilusión de que los únicos corruptos del mundo –los únicos tramposos que se escudan en los nacionalismos– son estos políticos.

Ricardo Silva Romero/elpais.com

 
Derechos indígenas no pasan del papel a la acción

Una década después de adoptada la histórica Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, estos todavía tienen por delante enormes desafíos, alertó un grupo de entidades especializadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Los Estados deben pasar de las palabras a la acción para terminar con la discriminación, la exclusión y la falta de protección, esto último se evidencia en el alto número de asesinatos de defensores de derechos humanos, reclamaron antes del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se conmemora este 9 de agosto.

El comunicado fue divulgado en conjunto por el presidente del Foro Permanente de la ONU para las Cuestiones Indígenas, el Mecanismo de Expertos de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas y la relatora especial de la ONU para los derechos de los pueblos indígenas.

“Ya pasaron 10 años desde que la Asamblea General de la ONU adoptó la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el instrumento internacional más completo sobre derechos humanos de los pueblos indígenas”, recuerdan expertos y especialistas.

“La declaración, que llevó más de 20 años de negociaciones, es en la actualidad un modelo de progreso, un marco para la reconciliación y una referencia en materia de derechos”, reza el comunicado.

Pero una década después, tenemos que reconocer los grandes desafíos que quedan por delante. Las dificultades que afrontan en la actualidad son, en demasiados casos, luchas y violaciones más graves que las que sufrieron hace 10 años.

Los indígenas todavía soportan racismo, discriminación y un acceso desigual a servicios básicos, como atención médica y educación. Y en los casos en que hay datos, se ve claramente que siguen rezagados en muchos frentes, sufriendo un grado de pobreza desproporcionadamente elevado, menor esperanza de vida y peores resultados en materia educativa.

Los indígenas sufren dificultades particularmente graves por la pérdida de tierras y de derechos sobre los recursos, que son la base de sus estilos de vida y de sus identidades culturales.

Y las mujeres indígenas sufren una doble discriminación, por su condición de mujer y de indígena. Suelen quedar excluidas de los procesos de decisión y de derechos sobre la tierra, y muchas son víctimas de violencia.

Los especialistas piden a todos los estados que garanticen a las indígenas el pleno goce de sus derechos, tal como está consagrado en la declaración, y subrayan que sus derechos son una preocupación de todos.

El agravamiento de la situación de los derechos humanos en el mundo se hace patente en las condiciones laborales extremas y arriesgadas en las que trabajan los indígenas defensores de los derechos humanos.

Las personas y las comunidades que se atreven a defender los derechos indígenas son tildados de obstáculos para el progreso, fuerzas contra el desarrollo y, en algunos casos, enemigos del Estado o terroristas.

Incluso, los activistas indígenas arriesgan su vida. Hay datos que revelan que solo en 2016, unos 281 defensores de derechos humanos habrían sido asesinados en 25 países, más del doble de los que mataron en 2014. La mitad de ellos murieron defendiendo sus derechos a la tierra, al ambiente y a su cultura.

Urgimos a los Estados a proteger a los defensores de derechos humanos indígenas. Los delitos de los que son víctimas deben investigarse y procesarse debidamente, y los responsables comparecer ante la justicia.

Los indígenas se ven envueltos cada vez más en conflictos por sus tierras, recursos y derechos. La paz duradera exige que los Estados, con apoyo de la comunidad internacional, creen mecanismos de resolución de conflictos con la total y efectiva participación de los pueblos autóctonos, y en particular las mujeres.

Muchos países todavía no reconocen a los pueblos indígenas, y en particular, las mujeres y los jóvenes carecen de reconocimiento oficial y de participación política directa. Aun donde rige el Estado de derecho, todavía no se ha implementado totalmente la declaración de la ONU.

Ya es hora de reconocer y de fortalecer las formas de gobernanza y de representación propias de los indígenas para crear un diálogo constructivo y relacionarse con las autoridades nacionales e internacionales, funcionarios públicos y sector privado.

Es necesario alcanzar estándares mínimos para la supervivencia, el bienestar y la dignidad de los indígenas en todo el mundo, como quedó establecido en la declaración de la ONU.

Ese mínimo contempla el derecho a la identidad, a la lengua, a la salud, a la educación y a la auodeterminación, además del deber de los Estados de consultar y de cooperar con los pueblos indígenas para obtener el consentimiento previo, libre e informado antes de adoptar e implementar medidas que puedan afectarlos.

La declaración de la ONU representa cambios importantes, tanto en la estructura como en la práctica de la política mundial, y en los últimos 10 años hubo algunos cambios positivos en la situación de los pueblos indígenas, así como un mayor respeto por ellos en todo el mundo.

“Pero todavía nos queda mucho por hacer antes de que los indígenas puedan estar en pleno goce de sus derechos humanos, como lo expresa la declaración. Exhortamos a los Estados a achicar la brecha entre las palabras y las acciones y a actuar para lograr la equidad y el pleno goce de sus derechos para todas las personas de origen indígena”, reza el comunicado.

Esta es una columna de opinión de Mariam Wallet Aboubakrine, presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, Albert K. Barume, presidente del Mecanismo de Expertos de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, y Victoria Tauli-Corpuz, relatora especial para los derechos de los pueblos indígenas.

Por Mariam Wallet Aboubakrine, Albert K. Barume, y Victoria Tauli-Corpuz/ Traducido por Verónica Firme

 
“Le voy a contar una historia” sobre violencia de género en Perú

El grado de violencia de género en el ámbito familiar que existe en Perú es alarmante. No solo las estadísticas reflejan una práctica generalizada, sino que muchas peruanas tienden a aceptarla como “parte del matrimonio”.

Por ello, fue sorprendente y también comprensible que las clases sobre ese tipo de violencia en un centro de mujeres de la región de Cajamarca, estuviera siempre repletas de adolescentes y mujeres animadas.

“Muchas mujeres no protestan contra la violencia dentro del hogar porque no están tan educadas y no saben mucho”, señaló una de las participantes, y sus compañeras asintieron. “Sus esposos las insultan y les pegan, y las mujeres creen que es su culpa, que se merecen ese tipo de trato”, observó.

“Cuando la ve hablando con alguien, empieza a enojarse y ahí la golpea": Cecilia.

Cecilia, otra de las participantes, se mostró renuente a hablar, a pesar de que se había ofrecido, y bajó la mirada hacia su falda, tras lo cual su amiga Yolanda le preguntó: “¿Estás lista para hablar?”, y ella le respondió que no.

Al ser consultada sobre si ella o alguna conocida había sufrido violencia de género por sus parejas o familiares masculinos, los ojos de Yolanda inmediatamente se volvieron hacia Cecilia. “Muchas de mis amigas la sufrieron”, respondió.

Y al ser consultada sobre si algunas mujeres no cuestionaban la situación porque creían que era parte del matrimonio o de la cultura, Yolanda le susurró: “anda, dile, dile”, pero Cecilia no respondió.

En muchas familias peruanas, la educación de los hombres es prioritaria frente a la de las mujeres. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas concluyó que 56,3 por ciento de las mujeres consultadas en Perú habían llegado a la enseñanza secundaria, por debajo de 66,1 por ciento de los hombres.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, solo 6,3 por ciento de los hombres adultos son analfabetos, muy por debajo de 17,5 por ciento de las mujeres.

En muchos aspectos de la vida, el nivel de educación alcanzado representa una gran diferencia, pero en especial en lo que respecta a la violencia intrafamiliar.

Según un estudio de la estadounidense Universidad de Princeton, cuantos menos años de educación formal, más probabilidades tienen ellas de sufrir abusos en el ámbito doméstico: 42,04 por ciento de las mujeres no escolarizadas y 42,8 de las que había hecho la enseñanza primaria habrían sufrido violencia, muy por encima de 28,93 por ciento de las que llegaron a la enseñanza terciaria o más.

“Las madres enseñan a sus hijos varones a no hacer el trabajo de las mujeres, que no cocinen ni limpien; ese es el trabajo de las mujeres”, comentó otras de las participantes. “Si ellas no cocinan ni hacen las tareas domésticas, entonces las agreden. No pueden salir de la situación porque no tienen formación, no tienen recursos”,

Las participantes se dividían en dos grupos, las que llevaban pantalones vaqueros y camisetas sin mangas y las que preferían las largas faldas tradicionales, camisas y cárdiganes. Algunas eran tímidas, y otras no.

Las que condenaban abiertamente la cultura machista y sermoneaban a las otras sobre la importancia de casarse con su mejor amigo, lucían mallas ceñidas a las piernas, mientras que las que llevaban trenzas hasta la cintura y botines permanecían calladas.

La antigua cultura tradicional convive en Perú con un estilo de vida contemporáneo. Muchas personas manejan automóviles, tienen teléfonos móviles y visten ropa actual, pero es en el estilo de vida rural vigente donde se enmarca y se arraiga la cultura patriarcal.

La violencia contra las mujeres dentro de sus hogares prevalece entre las campesinas debido a su propensión a tolerarla.

“Es aun peor en las áreas rurales”, subrayó. “Se espera que se queden en la casa y nada más”, apuntó.

“Las mujeres de afuera (de la capital) son calladas. No hablan ni dicen nada. Las criaron en esa casa. Su padre golpea a su madre, y cuando se casan, las golpearán. Lo ven como normal”, explicó.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la violencia física en el ambiente doméstico, a diferencia del emocional, sexual o verbal, es “mucho más frecuente entre mujeres de bajos recursos económicos” en Perú.

Y la Organización Mundial de la Salud señala que la prevalencia de la violencia física de parte de la pareja asciende a 50 por ciento en las ciudades, a diferencia de 62 por ciento en las áreas rurales, donde a menudo la violencia doméstica resulta fatal, lo que ocurre mucho más que en otros países.

Según el diario peruano La República, hubo 365 feminicidos en los últimos cuatro años, con 174 intentos fallidos.

Para peor, la justicia se ha mostrado indulgente a la hora de castigar a los responsables, pues casi la mitad de los condenados recibieron menos de 15 años de prisión y dos, menos de siete, eso en los pocos casos procesados, que solo fueron 84.

Tras mirar de a ratos a Yolanda hablar, y visiblemente en reacción a una de sus respuestas, Cecilia se animó a responder. Al ser consultada si conocía historias de violencia doméstica, volvió a mirar para abajo en silencio y asintió.

“Sí, podría contarles una historia”, ofreció, y relató lo que le había pasado a una integrante de su familia que casualmente tenía su misma edad, 29 años.

“Se comprometió con ese hombre. Siempre le dice que la ama y que la quieren todo el tiempo”, relató. “Y siempre diciéndole cuánto la quiere y que está dispuesto a darle todo, ¿no? Pero en realidad, puedo ver que eso no es bueno”, reconoció.

“Cuando le dice que la necesita, ella va y está con él. Pero ella está sola. Él le dice que la quiere tanto que no quiere que trabaje y que solo tiene que dedicarse a su hija. Ella tiene una niña y por eso no puede trabajar”, prosiguió Cecilia.

“A cada rato suena el teléfono y le pregunta ‘¿dónde estás?’ ‘¿qué estás haciendo?’ ‘¿con quién estás?’ y la va a buscar”, añadió.

“Él la obliga a quedarse. Ella trata de irse, pero él está siempre ahí, siempre detrás de ella, escuchando y esperándola”, detalló.

“Cuando la ve hablando con alguien, empieza a enojarse y ahí la golpea. Ella trata de escapar, pero él la obliga, porque en este momento vive más con miedo, teme que vaya a matarla si fuera a tener otra pareja”, acotó.

La renuencia de Cecilia a hablar, independientemente de que hablara realmente de un familiar, dice mucho sobre su situación y sobre la de todas las mujeres víctimas de la cultura machista imperante en Perú.

Es muy difícil hacer frente a un asunto que está tan vinculado a la historia, la economía y la política que hacen que siga existiendo una cultura rural anacrónica.

La educación que reciben en clases como la del centro de mujeres, es un comienzo necesario, pero solo si se acompaña con empoderamiento, para que mujeres como Cecilia sepan que no tienen que tener miedo de contar sus historias.

Por Andrea Vale / Traducido por Verónica Firme

 
ONU: La igualdad de género es asignatura pendiente en América Latina


SANTIAGO DE CHILE.- Pese al crecimiento económico y avances sociales en América Latina y el Caribe en el último cuarto de siglo, la igualdad entre mujeres y hombres sigue siendo una asignatura pendiente, según el informe de ONU-Mujeres.

Cerrar estas brechas socioconómicas y de género, en un contexto “adverso de desaceleración económica”, es el principal desafío que destaca el informe titulado El Progreso de las mujeres en América Latina y el Caribe 2017. Transformar las economías para realizar los derechos.

Los autores del informe presentado este miércoles en la capital chilena hacen un diagnóstico de la situación en los últimos veinticinco años y formulan propuestas para reducir las brechas, no solo entre hombres y mujeres, sino entre las mismas mujeres, en una región donde “las profundas” desigualdades socioeconómicas “se agudizan con algunas dinámicas familiares y con patrones patriarcales y violentos”.

“Hoy el empoderamiento económico de las mujeres cobra más importancia que nunca si el objetivo de la región es erigir economías más prósperas, resilientes y con mayor igualdad de género”, dicen los autores.

Según la directora de ONU Mujeres, la brasileña Luzia Carvalho, hay tres categorías de empoderamiento y que la peor es la que denominan los “pisos pegajosos”, en la que están atrapadas las mujeres que han sido madres jóvenes, con bajo nivel de educación y alta carga de trabajo doméstico y de cuidados no remunerado.

La intermedia es “escaleras rotas”, que aunque tiene niveles intermedios de empoderamiento económico, sus ingresos son inestables y tienen dificultad para conciliar empleo,  trabajo doméstico y cuidados.

En la categoría más alta, los “techos de cristal”, tienen altos niveles de empoderamiento económico y de inserción laboral, pero las mujeres enfrentan discriminación, segregación ocupacional y brechas salariales.

Para uno de los autores del informe, el sociólogo uruguayo Fernando Figueira, el empoderamiento de la mujer, una “revolución trunca”, es, el proceso económico de mayor importancia después del éxodo rural.

Por eso, para los autores, la superación de estas brechas pasa por un cambio cultural, que incluya fomentar relaciones familiares más igualitarias y redistribuir el trabajo doméstico y los cuidados no remunerados, establecer sistemas de protección social universal con enfoque de género o crear más y mejores empleos y transformar el trabajo en favor de los derechos de la mujer. (ECHA – Agencias).

Foto internet/medios

 
Millones de mujeres y niños en manos de traficantes de personas


ROMA.- En este preciso instante, millones de personas huyen de conflictos armados, de las consecuencias del cambio climático, de las desigualdades y de la extrema pobreza, y son presa fácil de traficantes al acecho para someterlas a explotación sexual, trabajo forzoso o hasta para extraerles órganos.

Además, 79 por ciento de las víctimas de trata son mujeres, niñas y niños, según el Informe sobre el Tráfico de Personas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

El drama es inmenso. Millones de niñas y niños, mujeres y hombres caen todos los años en manos de traficantes que los atraen con falsas promesas y engaños, denuncia el documento publicado el 30 de este mes con motivo del Día Mundial contra la Trata de Personas.

El “delito horrendo” se perpetúa mientras usted lee este artículo y ocurre en “mercados de esclavos” públicos.

La compra y venta de migrantes es un negocio enorme. De hecho, la trata y el tráfico humano se volvió un negocio mundial multimillonario, que afecta a casi todos los países del mundo, denunció el director ejecutivo de UNODC, Yury Fedotov.

Robados

“En la actualidad, hay millones de personas cuya libertad, dignidad y derechos humanos esenciales fueron robados. Las someten a explotación sexual, trabajo forzado, servidumbre doméstica, mendicidad forzada, robo, pornografía en Internet y hasta las obligan a ‘vender’ órganos y piel”, señala el informe.

“El negocio inhumano está lejos de reducirse; entre 2012 y 2014, se detectaron más de 500 flujos de tráfico, y en países de Europa del oeste y del sur se encontraron víctimas de 137 nacionalidades diferentes”, detalla el documento. Es decir, “el delito de trata de personas ocurre en casi todas partes”.

Los tipos de trata más comunes son explotación sexual y trabajo forzoso, precisa el informe, pero también hay muchas otras como obligar a las víctimas a mendigar, matrimonios por conveniencia, fraude, producción de pornografía, extracción de órganos vitales, entre otros.

Muchos países penalizan a la mayoría de las formas de trata de personas, como establecen los protocolos de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. El número de países que combaten este tipo de delitos aumentó de 33, en 2003, a 158, en 2016, lo que es una buena señal y ha ayudado a asistir a las víctimas y a procesar a los responsables, destacó Fedotov.

“Lamentablemente, el número de condenas sigue siendo bajo. Las conclusiones de la UNODC muestran que hay una estrecha correlación entre el tiempo que hace que la ley fue aprobada y el número de condenas.”

¿Qué es la trata de personas?

La ONU define a la trata de personas como un delito basado en la explotación de mujeres, niños y hombres con numerosos propósitos, incluidos el trabajo forzoso y el sexo.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que 21 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso en el mundo, entre las que están las traficadas con fines de explotación laboral y sexual.

No se sabe exactamente cuántas de esas personas son traficadas, pero las estimaciones indican que habría millones de víctimas en el mundo.

“Todos los países del mundo están afectados por la trata de personas, ya sea que sean un país de origen, tránsito o destino de víctimas. Los niños representan una de cada tres víctimas”, denuncia el informe.

Otro acontecimiento importante es la Reunión de Alto Nivel de Refugiados y Migrantes, de la cual salió la innovadora Declaración de Nueva York, el 19 de septiembre de 2016. De los 19 compromisos acordados, tres se refieren a acciones concretas contra la trata y el tráfico humano.

Proteger, asistir a personas víctimas de trata

Este año, la UNODC decidió conmemorar el Día Mundial contra la Trata de Personas subrayando la necesidad de “actuar para proteger y asistir a las víctimas de trata”.

Este asunto subraya uno de los asuntos más acuciantes de nuestro tiempo, la gran mezcla de movimientos migratorios, que incluyen a los refugiados, pero también a otros.

El objetivo es realzar el impacto de conflictos y desastres naturales, así como los múltiples riesgos que supone la trata de personas para muchas víctimas.

También pone de relieve la cuestión clave en materia de respuesta a la trata, y es que no se identifica como tal a la mayoría de las víctimas y, por lo tanto, no pueden acceder a la asistencia ni a la protección prevista.

Luchando contra la trata de personas desde los años 90

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) trabaja contra la trata y el tráfico humano desde la década de los años 90.

“Nuestros principales objetivos son evitar la trata de personas y proteger a las víctimas, en momentos ordinarios y de crisis, a la vez que les ofrecemos apoyo para su recuperación, mediante una integración segura y sostenible, apoyo para regresar a sus países de origen o, en algunas circunstancias, para reasentarse en un tercer país”, precisa la OIM.

Hasta ahora asistió a unas 90.000 víctimas de trata y tráfico. “Para garantizar su libertad y la oportunidad de rehacer sus vidas, la asistencia de la OIM incluye alojamiento seguro, apoyo médico y psicosocial y reintegración y regreso voluntario asistido”, precisó.

La OIM trabaja con gobiernos, sector privado, organizaciones de la sociedad civil y otras agencias de las Naciones Unidas para “proteger a las víctimas de trata y de otras formas asociadas de explotación y abuso, evitar la ocurrencia de esos abusos y apoyar el desarrollo y la implementación de políticas destinadas a la prevención y el procesamiento de esos delitos y de la protección de víctimas”.

El enfoque de la agencia se basa en el respeto por los derechos humanos, el apoyo al bienestar físico, mental y social de las personas y su comunidad y la sostenibilidad mediante la construcción de capacidades y la facilitación de soluciones duraderas para todos los beneficiarios.

Por Baher Kamal/ Traducido por Verónica Firme/ http://www.ipsnoticias.net

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 2 de 45

Alertas - OFIP

Apurímac: Agreden y obstaculizan cobertura de prensa a comunicador
28/12/2017


El comunicador Guillermo Sierra García fue agredido e impedido de cumplir con su labor periodística cuando grababa con su celular a un grupo de manifestantes que se movilizaron hasta la puerta de la [ ... ]


Minera querella a periodista que denunció irregularidades
28/12/2017


El periodista Concepción Eucadio Gutiérrez Solano, autor desde hace 44 años de la columna de opinión “Con Tinta en las venas”, en la provincia de Chincha, región Ica, ha sido querellado por l [ ... ]


Periodista es querellada por expresidente del Congreso
30/10/2017

La periodista Glenda Rocío Mello Pinedo, conductora del programa televisivo Enfoques y del programa radial Actualidades de Mediodía, de Radio Tropical, en la ciudad de Tarapoto, provincia de San Mar [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP: Inauguran cancha sintética en Moyobamba
28/12/2017


Este viernes 8 de diciembre se inauguró de manera oficial la cancha sintética de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP), filial Moyobamba, ubicada en la avenida Canaán, en Moyobamba [ ... ]


ANP Filial Iquitos: Nueva junta directiva
27/10/2017

Se realizaron elecciones para la elección de la nueva directiva de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú Filial Iquitos, para el periodo 2017- 2020. La lista triunfadora, que está presid [ ... ]


Huacho: ANP Continúa con su labor social
27/10/2017

Con motivo del Día del Periodista la Asociación Nacional de Periodistas del Perú llevó donativo de implementos deportivos a la Beneficencia Pública de Huacho. Se sumó el IPD regional y Quiropra [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

La maravillosa entrevista de Nicomedes Santa Cruz a la inolvidable Mercedes Sosa
28/12/2017


Poeta por vocación, folklorista por tradición y periodista de profesión, desde finales de los años 50, Nicomedes Santa Cruz Gamarra (1925-1992) es el máximo representante de la negritud en el Per [ ... ]


Una prensa libre es indispensable para garantizar que no habrá impunidad en el país
28/12/2017


Es indispensable que exista una prensa libre que garantice que no habrá impunidad, sobre todo en el contexto actual en que ha quedado expuesta una corrupción estructural en el país, sostuvo el fil [ ... ]


Carlos Ney, mentor literario del joven Mario Vargas Llosa
28/12/2017

El periodista peruano Carlos Ney Barrionuevo, mentor literario del joven Mario Vargas Llosa, murió en un hospital de Lima a los 91 años.
Ney, quien inspirara el personaje de “Carlitos” en la c [ ... ]


Otras noticias