Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Sábado, 20 enero 2018


Consejos sobre protección para fotoperiodistas que trabajan en entornos de riesgo

Dondequiera que trabajen, los fotoperiodistas tienden a destacarse entre la gente. El equipo fotográfico que utilizan hace que sean fáciles de detectar en una multitud. Las imágenes que producen también llaman la atención y, en algunos casos, tomarlas es a la vez una responsabilidad y un riesgo.

Cientos de profesionales de los medios se han visto obligados a huir de sus países de origen para evitar la intimidación, la tortura o el encarcelamiento por parte de gobiernos autoritarios o grupos extremistas locales que intentan silenciarlos. Debido a la naturaleza visual de su trabajo, los fotoperiodistas son especialmente vulnerables.

Hace dos meses, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés) anunció que estaba "colaborando con un grupo de fotoperiodistas que se harán cargo de la cuenta de Instagram del CPJ para compartir su trabajo; trabajo por el que a menudo tuvieron que huir". La iniciativa se llama, de manera muy apropiada, “Lentes del exilio”.

El premiado fotógrafo Mohammed Elshamy hizo el anuncio inaugural con sus fotografías del golpe militar de Egipto, los violentos enfrentamientos callejeros y la agitación durante las revueltas. Se fue del país en 2014, después de que la policía lo arrestara dos veces y encarcelara a su hermano mayor, Abdullah, también periodista. Fue liberado del confinamiento solitario unos meses después.

"En tiempos como estos, el mundo necesita fotoperiodistas que arriesguen sus vidas en la búsqueda desinteresada de la verdad", escribió Elshamy, de 23 años, en un artículo para el New York Times sobre los periodistas en peligro de extinción en Egipto. "Podemos ser arrestados, secuestrados, traumatizados e incluso asesinados, pero seguimos informando sobre las tragedias del mundo, y documentando la verdad".

En 2011, a los 17 años, se convirtió en el ganador más joven del Premio de la Prensa Egipcia. Ahora vive en Nueva York.

“Lentes del exilio” es una novedad para el CPJ. “Pensamos que era una gran manera de utilizar nuestra plataforma Instagram", dijo Nicole Schilit, coordinadora del programa de asistencia al periodista del CPJ. "Es estupendo dejar que estos reporteros fotográficos pongan sus imágenes y cuenten sus propias historias".

Schilit, ex editora de fotografía de la revista Travel and Leisure, supervisa las fotografías que llegan y edita las publicaciones de Instagram.

"Estos periodistas cubren todo: conflictos en Medio Oriente, problemas de apropiación de tierras en África oriental, corrupción en Europa del Este y extremistas del sur de Asia", escribió en julio, cuando se anunció el programa. "Su compromiso con el periodismo, a pesar de conocer los riesgos, es conmovedor".

Schilit señaló que para tomar buenas fotos, los fotoperiodistas suelen colocarse en el centro de la "acción". ¿Qué estrategias pueden utilizar para permanecer seguros y proteger sus imágenes? Te presentamos a continuación los consejos que IJNet ha recopilado:

Haz backups constantes

Sube las fotos a la nube, utilizando aplicaciones como Dropbox o Google Photos.

Descarga las fotografías a tu computadora o a otros sistemas de almacenamiento. Tener múltiples copias en múltiples dispositivos es obligatorio.

Sube imágenes sensibles a la nube tan pronto como sea posible, incluso desde la calle.

Para las situaciones que pueden ser peligrosas o descontrolarse, lleva la menor cantidad de equipo posible: una cámara y una lente.

Ten siempre baterías extra y cargas de repuesto para teléfonos móviles y equipo fotográfico.

Se consciente del lugar en el que estás

Algunas costumbres y leyes locales no dan la bienvenida a los fotógrafos. Puedes enojar a las personas que estén allí o puede que la policía trate de detenerte.

Si hay un cartel que diga “se prohíben fotos”, tómalo en cuenta. Si rompes las leyes te arriesgas a que te arresten y te confisquen el equipo.

Protege a tu equipo y a ti mismo. Viajar con equipamiento fotográfico te convierte en un objetivo potencial de los criminales. Los siguientes consejos de seguridad te servirán para minimizar los riesgos:

Evita cargar tu equipo en un bolso de fotografía reconocible y rotulado. Los ladrones saben identificarlos. Trata de usar una mochila normal, sin descripciones de ningún tipo.

Si vas a meterte dentro de una multitud, planea una ruta de escape.

Asegúrate de que alguien sepa dónde estás y contáctate con esa persona a menudo, especialmente si estás trabajando a solas. Investiga y reconoce el territorio antes de ir. Esto te ayudará a permanecer seguro y hacer un mejor trabajo.

Mostrar confianza en ti mismo es una protección definitiva contra quienes buscan una presa fácil.

La Guía de Seguridad para Periodistas del CPJ (disponible en español), brinda información sobre la cobertura de protestas, revueltas y otros disturbios civiles. Entre sus consejos: "Mantenga la calma si es arrestado. Si elige contradecir al funcionario que lo arresta, bien podría empeorar la situación. Si va a hablar, haga todos los esfuerzos posibles para mantener una conducta profesional cuando explica que es un reportero y está informando (...) Si las autoridades deciden seguir adelante con la detención, cumpla con las órdenes y espere la oportunidad de presentar su caso con calma ante una autoridad supervisora".

El CPJ también advierte que "escenarios civiles, desde escenas de crímenes a disturbios, pueden generar condiciones impredecibles y peligrosas. Los periodistas deben estar atentos a las medidas de autoprotección para evitar ponerse en riesgo físico o legal”.

Otro recurso útil es el código de seguridad del International News Safety Institute, que nos recuerda: "Todos los periodistas tienen derecho a ejercer su profesión libres de persecuciones y ataques físicos y online".

Imagen de Mohammed Elshamy tomada por Andrei Pungovschi.

https://ijnet.org/es

Foto internet/medios

 
Derechos indígenas no pasan del papel a la acción

Una década después de adoptada la histórica Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, estos todavía tienen por delante enormes desafíos, alertó un grupo de entidades especializadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Los Estados deben pasar de las palabras a la acción para terminar con la discriminación, la exclusión y la falta de protección, esto último se evidencia en el alto número de asesinatos de defensores de derechos humanos, reclamaron antes del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se conmemora este 9 de agosto.

El comunicado fue divulgado en conjunto por el presidente del Foro Permanente de la ONU para las Cuestiones Indígenas, el Mecanismo de Expertos de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas y la relatora especial de la ONU para los derechos de los pueblos indígenas.

“Ya pasaron 10 años desde que la Asamblea General de la ONU adoptó la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el instrumento internacional más completo sobre derechos humanos de los pueblos indígenas”, recuerdan expertos y especialistas.

“La declaración, que llevó más de 20 años de negociaciones, es en la actualidad un modelo de progreso, un marco para la reconciliación y una referencia en materia de derechos”, reza el comunicado.

Pero una década después, tenemos que reconocer los grandes desafíos que quedan por delante. Las dificultades que afrontan en la actualidad son, en demasiados casos, luchas y violaciones más graves que las que sufrieron hace 10 años.

Los indígenas todavía soportan racismo, discriminación y un acceso desigual a servicios básicos, como atención médica y educación. Y en los casos en que hay datos, se ve claramente que siguen rezagados en muchos frentes, sufriendo un grado de pobreza desproporcionadamente elevado, menor esperanza de vida y peores resultados en materia educativa.

Los indígenas sufren dificultades particularmente graves por la pérdida de tierras y de derechos sobre los recursos, que son la base de sus estilos de vida y de sus identidades culturales.

Y las mujeres indígenas sufren una doble discriminación, por su condición de mujer y de indígena. Suelen quedar excluidas de los procesos de decisión y de derechos sobre la tierra, y muchas son víctimas de violencia.

Los especialistas piden a todos los estados que garanticen a las indígenas el pleno goce de sus derechos, tal como está consagrado en la declaración, y subrayan que sus derechos son una preocupación de todos.

El agravamiento de la situación de los derechos humanos en el mundo se hace patente en las condiciones laborales extremas y arriesgadas en las que trabajan los indígenas defensores de los derechos humanos.

Las personas y las comunidades que se atreven a defender los derechos indígenas son tildados de obstáculos para el progreso, fuerzas contra el desarrollo y, en algunos casos, enemigos del Estado o terroristas.

Incluso, los activistas indígenas arriesgan su vida. Hay datos que revelan que solo en 2016, unos 281 defensores de derechos humanos habrían sido asesinados en 25 países, más del doble de los que mataron en 2014. La mitad de ellos murieron defendiendo sus derechos a la tierra, al ambiente y a su cultura.

Urgimos a los Estados a proteger a los defensores de derechos humanos indígenas. Los delitos de los que son víctimas deben investigarse y procesarse debidamente, y los responsables comparecer ante la justicia.

Los indígenas se ven envueltos cada vez más en conflictos por sus tierras, recursos y derechos. La paz duradera exige que los Estados, con apoyo de la comunidad internacional, creen mecanismos de resolución de conflictos con la total y efectiva participación de los pueblos autóctonos, y en particular las mujeres.

Muchos países todavía no reconocen a los pueblos indígenas, y en particular, las mujeres y los jóvenes carecen de reconocimiento oficial y de participación política directa. Aun donde rige el Estado de derecho, todavía no se ha implementado totalmente la declaración de la ONU.

Ya es hora de reconocer y de fortalecer las formas de gobernanza y de representación propias de los indígenas para crear un diálogo constructivo y relacionarse con las autoridades nacionales e internacionales, funcionarios públicos y sector privado.

Es necesario alcanzar estándares mínimos para la supervivencia, el bienestar y la dignidad de los indígenas en todo el mundo, como quedó establecido en la declaración de la ONU.

Ese mínimo contempla el derecho a la identidad, a la lengua, a la salud, a la educación y a la auodeterminación, además del deber de los Estados de consultar y de cooperar con los pueblos indígenas para obtener el consentimiento previo, libre e informado antes de adoptar e implementar medidas que puedan afectarlos.

La declaración de la ONU representa cambios importantes, tanto en la estructura como en la práctica de la política mundial, y en los últimos 10 años hubo algunos cambios positivos en la situación de los pueblos indígenas, así como un mayor respeto por ellos en todo el mundo.

“Pero todavía nos queda mucho por hacer antes de que los indígenas puedan estar en pleno goce de sus derechos humanos, como lo expresa la declaración. Exhortamos a los Estados a achicar la brecha entre las palabras y las acciones y a actuar para lograr la equidad y el pleno goce de sus derechos para todas las personas de origen indígena”, reza el comunicado.

Esta es una columna de opinión de Mariam Wallet Aboubakrine, presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, Albert K. Barume, presidente del Mecanismo de Expertos de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, y Victoria Tauli-Corpuz, relatora especial para los derechos de los pueblos indígenas.

Por Mariam Wallet Aboubakrine, Albert K. Barume, y Victoria Tauli-Corpuz/ Traducido por Verónica Firme

 
“Le voy a contar una historia” sobre violencia de género en Perú

El grado de violencia de género en el ámbito familiar que existe en Perú es alarmante. No solo las estadísticas reflejan una práctica generalizada, sino que muchas peruanas tienden a aceptarla como “parte del matrimonio”.

Por ello, fue sorprendente y también comprensible que las clases sobre ese tipo de violencia en un centro de mujeres de la región de Cajamarca, estuviera siempre repletas de adolescentes y mujeres animadas.

“Muchas mujeres no protestan contra la violencia dentro del hogar porque no están tan educadas y no saben mucho”, señaló una de las participantes, y sus compañeras asintieron. “Sus esposos las insultan y les pegan, y las mujeres creen que es su culpa, que se merecen ese tipo de trato”, observó.

“Cuando la ve hablando con alguien, empieza a enojarse y ahí la golpea": Cecilia.

Cecilia, otra de las participantes, se mostró renuente a hablar, a pesar de que se había ofrecido, y bajó la mirada hacia su falda, tras lo cual su amiga Yolanda le preguntó: “¿Estás lista para hablar?”, y ella le respondió que no.

Al ser consultada sobre si ella o alguna conocida había sufrido violencia de género por sus parejas o familiares masculinos, los ojos de Yolanda inmediatamente se volvieron hacia Cecilia. “Muchas de mis amigas la sufrieron”, respondió.

Y al ser consultada sobre si algunas mujeres no cuestionaban la situación porque creían que era parte del matrimonio o de la cultura, Yolanda le susurró: “anda, dile, dile”, pero Cecilia no respondió.

En muchas familias peruanas, la educación de los hombres es prioritaria frente a la de las mujeres. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas concluyó que 56,3 por ciento de las mujeres consultadas en Perú habían llegado a la enseñanza secundaria, por debajo de 66,1 por ciento de los hombres.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, solo 6,3 por ciento de los hombres adultos son analfabetos, muy por debajo de 17,5 por ciento de las mujeres.

En muchos aspectos de la vida, el nivel de educación alcanzado representa una gran diferencia, pero en especial en lo que respecta a la violencia intrafamiliar.

Según un estudio de la estadounidense Universidad de Princeton, cuantos menos años de educación formal, más probabilidades tienen ellas de sufrir abusos en el ámbito doméstico: 42,04 por ciento de las mujeres no escolarizadas y 42,8 de las que había hecho la enseñanza primaria habrían sufrido violencia, muy por encima de 28,93 por ciento de las que llegaron a la enseñanza terciaria o más.

“Las madres enseñan a sus hijos varones a no hacer el trabajo de las mujeres, que no cocinen ni limpien; ese es el trabajo de las mujeres”, comentó otras de las participantes. “Si ellas no cocinan ni hacen las tareas domésticas, entonces las agreden. No pueden salir de la situación porque no tienen formación, no tienen recursos”,

Las participantes se dividían en dos grupos, las que llevaban pantalones vaqueros y camisetas sin mangas y las que preferían las largas faldas tradicionales, camisas y cárdiganes. Algunas eran tímidas, y otras no.

Las que condenaban abiertamente la cultura machista y sermoneaban a las otras sobre la importancia de casarse con su mejor amigo, lucían mallas ceñidas a las piernas, mientras que las que llevaban trenzas hasta la cintura y botines permanecían calladas.

La antigua cultura tradicional convive en Perú con un estilo de vida contemporáneo. Muchas personas manejan automóviles, tienen teléfonos móviles y visten ropa actual, pero es en el estilo de vida rural vigente donde se enmarca y se arraiga la cultura patriarcal.

La violencia contra las mujeres dentro de sus hogares prevalece entre las campesinas debido a su propensión a tolerarla.

“Es aun peor en las áreas rurales”, subrayó. “Se espera que se queden en la casa y nada más”, apuntó.

“Las mujeres de afuera (de la capital) son calladas. No hablan ni dicen nada. Las criaron en esa casa. Su padre golpea a su madre, y cuando se casan, las golpearán. Lo ven como normal”, explicó.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la violencia física en el ambiente doméstico, a diferencia del emocional, sexual o verbal, es “mucho más frecuente entre mujeres de bajos recursos económicos” en Perú.

Y la Organización Mundial de la Salud señala que la prevalencia de la violencia física de parte de la pareja asciende a 50 por ciento en las ciudades, a diferencia de 62 por ciento en las áreas rurales, donde a menudo la violencia doméstica resulta fatal, lo que ocurre mucho más que en otros países.

Según el diario peruano La República, hubo 365 feminicidos en los últimos cuatro años, con 174 intentos fallidos.

Para peor, la justicia se ha mostrado indulgente a la hora de castigar a los responsables, pues casi la mitad de los condenados recibieron menos de 15 años de prisión y dos, menos de siete, eso en los pocos casos procesados, que solo fueron 84.

Tras mirar de a ratos a Yolanda hablar, y visiblemente en reacción a una de sus respuestas, Cecilia se animó a responder. Al ser consultada si conocía historias de violencia doméstica, volvió a mirar para abajo en silencio y asintió.

“Sí, podría contarles una historia”, ofreció, y relató lo que le había pasado a una integrante de su familia que casualmente tenía su misma edad, 29 años.

“Se comprometió con ese hombre. Siempre le dice que la ama y que la quieren todo el tiempo”, relató. “Y siempre diciéndole cuánto la quiere y que está dispuesto a darle todo, ¿no? Pero en realidad, puedo ver que eso no es bueno”, reconoció.

“Cuando le dice que la necesita, ella va y está con él. Pero ella está sola. Él le dice que la quiere tanto que no quiere que trabaje y que solo tiene que dedicarse a su hija. Ella tiene una niña y por eso no puede trabajar”, prosiguió Cecilia.

“A cada rato suena el teléfono y le pregunta ‘¿dónde estás?’ ‘¿qué estás haciendo?’ ‘¿con quién estás?’ y la va a buscar”, añadió.

“Él la obliga a quedarse. Ella trata de irse, pero él está siempre ahí, siempre detrás de ella, escuchando y esperándola”, detalló.

“Cuando la ve hablando con alguien, empieza a enojarse y ahí la golpea. Ella trata de escapar, pero él la obliga, porque en este momento vive más con miedo, teme que vaya a matarla si fuera a tener otra pareja”, acotó.

La renuencia de Cecilia a hablar, independientemente de que hablara realmente de un familiar, dice mucho sobre su situación y sobre la de todas las mujeres víctimas de la cultura machista imperante en Perú.

Es muy difícil hacer frente a un asunto que está tan vinculado a la historia, la economía y la política que hacen que siga existiendo una cultura rural anacrónica.

La educación que reciben en clases como la del centro de mujeres, es un comienzo necesario, pero solo si se acompaña con empoderamiento, para que mujeres como Cecilia sepan que no tienen que tener miedo de contar sus historias.

Por Andrea Vale / Traducido por Verónica Firme

 
Centro Cultural "Francisco Antonio" de la UJBM realizó recital "Poetas de la generación de los 90"


Con la participación de jóvenes poetas de la Universidad Jaime Bausate y Meza y la Universidad Federico Villareal, se llevó a cabo el encuentro poético denominado: “Poetas de la Generación de los 90” en las instalaciones del auditorio de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú, ubicado en el Jr. Huancavelica del centro histórico de Lima.

Esta actividad lírica, contó con la presencia de los reconocidos poetas nacionales Willy Gómez Migliaro, ganador del V Certamen de Poesía Hispanoamericana - Festival de la Lira y Dimas Arrieta Espinoza. 

El programa literario lo inició Willy Gómez quien dio lectura a los poemas de su libro “Construcción Civil”. Luego continuó la joven poetisa bausatina, Vanna Urquia, quien declamó sus últimas creaciones. “El Poema 24” fue recitado por su autora Marcia Morales.

La Universidad Jaime Bausate y Meza, estuvo representada con el joven poeta Stanys Castillo quien mostró lo mejor de su arte, y finalmente cerró la velada el literato y dicente bausatino, Dimas Arrieta con su creación “A más de mil kilómetros de distancia”

Esta expresión artística forma parte del cronograma de actividades del mes de agosto estructurada por el Centro Cultural “Francisco Antonio” de la Universidad Jaime Bausate y Meza, que tiene entre sus fines y objetivos preservar y promover las diferentes expresiones culturales proyectándolas hacia la colectividad en general.

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 8 de 248

Alertas - OFIP

Apurímac: Agreden y obstaculizan cobertura de prensa a comunicador
28/12/2017


El comunicador Guillermo Sierra García fue agredido e impedido de cumplir con su labor periodística cuando grababa con su celular a un grupo de manifestantes que se movilizaron hasta la puerta de la [ ... ]


Minera querella a periodista que denunció irregularidades
28/12/2017


El periodista Concepción Eucadio Gutiérrez Solano, autor desde hace 44 años de la columna de opinión “Con Tinta en las venas”, en la provincia de Chincha, región Ica, ha sido querellado por l [ ... ]


Periodista es querellada por expresidente del Congreso
30/10/2017

La periodista Glenda Rocío Mello Pinedo, conductora del programa televisivo Enfoques y del programa radial Actualidades de Mediodía, de Radio Tropical, en la ciudad de Tarapoto, provincia de San Mar [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP: Inauguran cancha sintética en Moyobamba
28/12/2017


Este viernes 8 de diciembre se inauguró de manera oficial la cancha sintética de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP), filial Moyobamba, ubicada en la avenida Canaán, en Moyobamba [ ... ]


ANP Filial Iquitos: Nueva junta directiva
27/10/2017

Se realizaron elecciones para la elección de la nueva directiva de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú Filial Iquitos, para el periodo 2017- 2020. La lista triunfadora, que está presid [ ... ]


Huacho: ANP Continúa con su labor social
27/10/2017

Con motivo del Día del Periodista la Asociación Nacional de Periodistas del Perú llevó donativo de implementos deportivos a la Beneficencia Pública de Huacho. Se sumó el IPD regional y Quiropra [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

La maravillosa entrevista de Nicomedes Santa Cruz a la inolvidable Mercedes Sosa
28/12/2017


Poeta por vocación, folklorista por tradición y periodista de profesión, desde finales de los años 50, Nicomedes Santa Cruz Gamarra (1925-1992) es el máximo representante de la negritud en el Per [ ... ]


Una prensa libre es indispensable para garantizar que no habrá impunidad en el país
28/12/2017


Es indispensable que exista una prensa libre que garantice que no habrá impunidad, sobre todo en el contexto actual en que ha quedado expuesta una corrupción estructural en el país, sostuvo el fil [ ... ]


Carlos Ney, mentor literario del joven Mario Vargas Llosa
28/12/2017

El periodista peruano Carlos Ney Barrionuevo, mentor literario del joven Mario Vargas Llosa, murió en un hospital de Lima a los 91 años.
Ney, quien inspirara el personaje de “Carlitos” en la c [ ... ]


Otras noticias